luchamos contra el cáncer infantil en México

Quiénes somos

Fundación Sin Cáncer Infantil es una red de ayuda y apoyo para las familias que tienen niños con cáncer pediátrico que, por ser de un tipo poco común, no reciben total apoyo u orientación de fundaciones y asociaciones existentes.

Somos una asociación civil que nace de la vivencia cercana de su fundador y el difícil camino para poder salir victorioso del cáncer de tipo neuroblastoma que sufrió su sobrina. Con la experiencia vivida surge la idea de crear una red de ayuda y apoyo para personas que están pasando por el mismo camino, y también para crear conciencia a futuros padres mediante pláticas e información que dé a conocer todo sobre este padecimiento para que puedan identificar de manera temprana la enfermedad y tratarla oportunamente.

Esto lo logramos de la siguiente manera:

Orientación

Orientamos a padres con niños menores de 5 años, concientizándolos en la importancia de realizar evaluaciones preventivas que ayuden a detectar el cáncer en su primera etapa.

Red de apoyo

Mediante una red de apoyo en la cual participan médicos oncólogos, farmacéuticas o entidades que se dediquen al estudio o creación de medicamentos, hospitales que participen ya sea prestando un espacio de atención para familiares de niños con este padecimiento, o siendo enlace de comunicación con otros hospitales y doctores fuera de México que atienden dicho padecimiento.

Alianzas

Contamos con patrocinadores y alianzas los cuales estén dispuestos a dar aportaciones en especie para ayudar a las familias.

Nuestra filosofía

Misión

Ayudar, orientar, acompañar y apoyar a familiares y pacientes con algún tipo de cáncer infantil de cepa rara, de manera integral, para que mediante nuestra red de apoyo logremos que tanto el paciente y su familia erradiquen el cáncer con los tratamientos y seguimientos oportunos.

Visión

Ser la asociación civil con la red de apoyo más amplia y funcional de México que otorgue acercamiento para el tratamiento efectivo del cáncer de cepas raras, de preferencia en el país, o buscar los canales adecuados para poder brindar el mismo apoyo con una red extranjera.

objetivo

Establecernos dentro de las fundaciones contra el cáncer, como la AC contra el cáncer pediátrico que apoya las cepas más raras.

Valores

Compromiso

Integridad

Empatía

Conexión con nuestro entorno

Diversidad

Nuestra historia

Fundación SCI es fundada en 2021 por Pablo Treviño después de darse cuenta de todos los obstáculos con los que se enfrentan los pacientes de algún cáncer infantil poco común. Su intención es compartir su experiencia y ruta de información para ayudar a nuevos pacientes.

El diagnóstico de Julia

En septiembre de 2020 su sobrina de 3 años fue diagnosticada con cáncer de tipo neuroblastoma pediátrico. Desde ese momento su familia comenzó el largo camino de lucha para poder sacar adelante a Julia. Pablo se dio a la tarea de conocer y comprender este tipo de cáncer para poder ayudar a su sobrina y apoyar a su familia.

La ayuda y los retos

Durante este duro camino, se encontraron cosas positivas. Hay muchas personas que aún están dispuestas a ayudar de diferentes maneras, desde ayuda económica hasta donación de objetos para organizar rifas, entre otros.

Sin embargo, también nos enfrentamos con complicaciones como que el tipo de cáncer que padece Julia no es tratado aquí en el país, ya que la mayoría de las asociaciones o fundaciones se enfocan en los cáncer pediátricos más comunes y otras se dedican a apoyar a personas mayores que padecen diferentes tipos de cáncer. Hay organizaciones altruistas que dan apoyo tanto a pacientes como a familiares, con acompañamiento, apoyo clínico, orientación y asesoría.

El Neuroblastoma

¿Qué hace que el neuroblastoma pediátrico no sea un cáncer tan conocido o apoyado por las asociaciones y/o fundaciones?
El neuroblastoma pediátrico es un tumor canceroso que se desarrolla a partir del tejido nervioso que por lo general se presenta en bebes y niños menores de 5 años. La mayoría de los neuroblastomas comienzan en el abdomen, en las glándulas suprarrenales, cerca de la médula espinal o en el tórax. Los neuroblastomas pueden diseminarse a los huesos. Esto incluye la cara, el cráneo, la pelvis, los hombros, los brazos y las piernas. También se pueden diseminar a la médula ósea, el hígado, los ganglios linfáticos, la piel y alrededor de los ojos (órbitas). En la mayoría de los casos el neuroblastoma es asintomático, y cuando se detecta ya se ha diseminado. En el país sí se pueden realizar los estudios y seguimientos para las primeras etapas del tratamiento, pero lo difícil es la continuidad para las últimas etapas, ya que ningún hospital cuenta con el equipo para su tratamiento.