El cáncer es la segunda causa de muerte infantil en México

Tipos de cáncer infantil

Astrocitomas

El astrocitoma infantil es una enfermedad por la que se forman células benignas (no cancerosas) o malignas (cancerosas) en los tejidos del encéfalo.

Los astrocitomas son tumores que empiezan en células del encéfalo con forma de estrella llamadas astrocitos. Un astrocito es un tipo de célula neuroglial. Las células neurogliales mantienen las células nerviosas en su lugar, trasportan alimento y oxígeno hasta ellas y ayudan a proteger de enfermedades, como infecciones. Los gliomas son tumores que se forman a partir de células neurogliales. Un astrocitoma es un tipo de glioma.

El astrocitoma es el tipo más común de glioma que se diagnostica en los niños. Se puede formar en cualquier lugar del sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal).

Los astrocitomas pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).
Los tumores de encéfalo benignos crecen y presionan las áreas cercanas de este órgano. En escasas ocasiones, se diseminan a otros tejidos. Los tumores de encéfalo malignos son propensos a crecer rápido y a diseminarse a otros tejidos dentro de la cabeza. Cuando un tumor crece o presiona un área del encéfalo, es posible que afecte el funcionamiento normal de esa área. Tanto los tumores benignos como los malignos causan signos y síntomas, y casi todos necesitan tratamiento.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas dependen de los siguientes aspectos:

    • Si el tumor se forma en el encéfalo o la médula espinal.
    • Tamaño del tumor.
    • Rapidez con que crece el tumor.
    • Edad y etapa de desarrollo del niño.

Algunos tumores no causan signos o síntomas. Los astrocitomas infantiles u otras afecciones pueden causar signos o síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

    • Dolor de cabeza en la mañana o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
    • Náuseas y vómitos.
    • Problemas para ver, oír y hablar.
    • Pérdida de equilibrio y problemas para caminar.
    • Empeoramiento de la escritura o habla lenta.
    • Debilidad o cambio en la sensibilidad de un lado del cuerpo.
    • Somnolencia poco usual.
    • Mayor o menor energía que de costumbre.
    • Cambios de personalidad o comportamiento.
    • Crisis convulsivas.
    • Pérdida o aumento de peso sin razón conocida.
    • Aumento del tamaño de la cabeza (en los lactantes).

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/cerebro/paciente/tratamiento-astrocitomas-infantiles-pdq

Linfoma

Linfoma es un término amplio que describe un cáncer que comienza en las células del sistema linfático.

Los dos tipos principales son: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. El linfoma de Hodgkin a menudo se cura. El pronóstico del linfoma no Hodgkin depende del tipo específico de la enfermedad.

Linfoma de Hodgkin infantil

El linfoma de Hodgkin infantil es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El linfoma de Hodgkin infantil es un tipo de cáncer que se presenta en el sistema linfático. El sistema linfático es parte del sistema inmunitario que protege el cuerpo contra infecciones y enfermedades.

El linfoma de Hodgkin se presenta con mayor frecuencia en adolescentes de 15 a 19 años.

Los dos tipos principales de linfoma de Hodgkin infantil son el clásico y con predominio linfocítico nodular.

Signos y síntomas del Linfoma de Hodgkin infantil

Los signos del linfoma de Hodgkin infantil incluyen ganglios linfáticos inflamados, fiebre, sudor nocturno excesivo y pérdida de peso.

Los signos y síntomas del linfoma de Hodgkin dependen del lugar del cuerpo donde se origina el cáncer y del tamaño del cáncer. A veces, estos y otros signos y síntomas se deben al linfoma de Hodgkin infantil o a otras afecciones. Consulte con el médico si su niño tiene algo de lo siguiente:

    • Ganglios linfáticos inflamados no dolorosos cerca de la clavícula, en el cuello, el tórax, las axilas o la ingle.
    • Fiebre sin razón conocida.
    • Pérdida de peso sin razón conocida.
    • Sudores nocturnos excesivos.
    • Sentirse muy cansado.
    • Anorexia.
    • Picazón en la piel.
    • Tos.
    • Dificultad para respirar, sobre todo al estar acostado.

La fiebre y la pérdida de peso sin razón conocida, y los sudores nocturnos excesivos se describen como los síntomas B. Los síntomas B son importantes para la estadificación del linfoma de Hodgkin y para entender las posibilidades de recuperación del paciente.

 

El linfoma no Hodgkin infantil

El linfoma no Hodgkin infantil es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El linfoma no Hodgkin infantil es un tipo de cáncer que se forma en el sistema linfático, que forma parte del sistema inmunitario. El sistema inmunitario ayuda a proteger el cuerpo contra infecciones y enfermedades.

El linfoma no Hodgkin puede comenzar en los linfocitos B, los linfocitos T o en los células citolíticas naturales. Los linfocitos también se encuentran en la sangre y se acumulan en los ganglios linfáticos, el bazo y el timo. El tejido linfático también se encuentra en otras partes del cuerpo como el estómago, la glándula tiroidea, el encéfalo y la piel.

Hay tres tipos principales de linfoma no Hodgkin infantil.

    • Linfoma no Hodgkin de células B maduras de crecimiento rápido
    • Linfoma linfoblástico
    • Linfoma anaplásico de células grandes

Signos y síntomas del linfoma no hodgkin infantil

Estos y otros signos se pueden deber a un linfoma no Hodgkin u otras afecciones. Consulte con el médico si su niño tiene algo de lo siguiente:

    • Dificultad para respirar.
    • Sibilancias.
    • Tos.
    • Sonidos respiratorios de tono agudo.
    • Hinchazón en la cabeza, el cuello, la parte superior del cuerpo o los brazos.
    • Dificultad para tragar.
    • Hinchazón sin dolor de los ganglios linfáticos del cuello, la axila, el estómago o la ingle.
    • Masa indolora o hinchazón en un testículo.
    • Fiebre sin causa conocida.
    • Pérdida de peso sin causa conocida.
    • Sudores nocturnos excesivos.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/neuroblastoma/paciente/tratamiento-neuroblastoma-pdq

Meduloblastoma

El meduloblastoma y otros tumores embrionarios del sistema nervioso central infantil surgen de células embrionarias (fetales) que quedan en el encéfalo después del nacimiento.
Estos tumores se suelen diseminar en el líquido cefalorraquídeo (LCR) y llegan a otras partes del encéfalo y la médula espinal.

Es posible que el meduloblastoma y otros tumores embrionarios del sistema nervioso central (SNC) sean malignos (cancerosos) o benignos (no cancerosos). La mayoría de los tumores en niños son malignos. Los tumores de encéfalo malignos suelen crecer rápido y diseminarse a otras partes del encéfalo. Cuando un tumor crece en un área del encéfalo o la presiona, es posible que afecte el funcionamiento de esa área. Los tumores de encéfalo benignos también crecen y presionan áreas cercanas, pero casi nunca se diseminan a otras partes del encéfalo. Los tumores de encéfalo, benignos y malignos, causan signos o síntomas y necesitan tratamiento.

Si bien el cáncer es poco frecuente en los niños, los tumores de encéfalo son el segundo tipo más común de cáncer infantil, después de la leucemia.

Signos y síntomas

El meduloblastoma, otros tumores del sistema nervioso central y otras afecciones a veces causan estos signos y síntomas. Consulte con el médico si su niño presenta alguno de los siguientes signos y síntomas:

  • Pérdida del equilibrio, dificultad para caminar, falta de coordinación y habla lenta.
  • Dolor de cabeza, en especial por la mañana, o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Debilidad general o en la mitad de la cara.
  • Somnolencia inusual o cambio en el nivel de energía.
  • Crisis convulsivas.
  • Visión doble y otros problemas en los ojos.
  • Náuseas y vómitos.
  • En ocasiones los lactantes y los niños pequeños con estos tipos de tumores lloran mucho y crecen lentamente. Además, es posible que no se alimenten bien ni alcancen los distintos hitos de desarrollo como sentarse, caminar o hablar formando oraciones.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/cerebro/paciente/tratamiento-embrionarios-snc-infantil-pdq

Neuroblastoma

El neuroblastoma es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los neuroblastos (tejido nervioso inmaduro) en las glándulas suprarrenales, el cuello, el tórax o la médula espinal.

Con frecuencia, el neuroblastoma comienza en el tejido nervioso de las glándulas suprarrenales. Hay dos glándulas suprarrenales, una arriba de cada riñón en la parte posterior del abdomen superior. Las glándulas suprarrenales elaboran hormonas importantes, que ayudan a controlar la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el azúcar sanguíneo y la forma en que el cuerpo reacciona al estrés. El neuroblastoma, a veces, también empieza en el tejido nervioso del cuello, el tórax, el abdomen o la pelvis.

Por lo general, el neuroblastoma comienza durante la lactancia. Se suele diagnosticar entre el primer mes de vida y los 5 años de edad. Se encuentra cuando el tumor empieza a crecer y causar signos o síntomas. A veces, se forma antes del nacimiento y se encuentra durante una ecografía del bebé.

Cuando se diagnostica el neuroblastoma, a menudo, el cáncer ya se metastatizó (diseminó). El neuroblastoma se disemina con mayor frecuencia a los ganglios linfáticos, los huesos, la médula ósea y el hígado; en los lactantes y los niños también se disemina a la piel. En los adolescentes también es posible que presente metástasis en los pulmones y el encéfalo.

En ocasiones, la causa del neuroblastoma es una mutación (cambio) en un gen que se transmite de padres a hijos.

Las mutaciones en genes que aumentan el riesgo de neuroblastoma, a veces, son heredadas (pasan de padres a hijos). En los niños que tienen una mutación en un gen, el neuroblastoma por lo general se presenta a una edad más temprana y se forma más de un tumor en las glándulas suprarrenales o en el tejido nervioso del cuello, el tórax, el abdomen o la pelvis.

Se debe examinar a los niños con ciertas mutaciones en genes o síndromes hereditarios (heredados) hasta los 10 años de edad para detectar signos de neuroblastoma

 

Signos y síntomas

Los signos y síntomas del neuroblastoma incluyen una masa en el abdomen, el cuello o el tórax, o dolor de huesos.

Los signos y síntomas más comunes del neuroblastoma se deben a la presión que ejerce el tumor sobre los tejidos cercanos a medida que va creciendo, o al cáncer que se disemina al hueso. La causa de estos y otros signos y síntomas quizá sea un neuroblastoma u otras afecciones.

Consulte con el médico si su niño presenta alguno de los siguientes signos y síntomas:

    • Masa en el abdomen, el cuello o el tórax.
    • Dolor en los huesos.
    • Estómago hinchado y problemas para respirar (en los lactantes).
    • Ojos saltones.
    • Círculos oscuros alrededor de los ojos («ojeras»).
    • Bultos azulados e indoloros debajo de la piel (en los lactantes).
    • Debilidad o parálisis (pérdida de la capacidad de movimiento en una parte del cuerpo).

Los signos y síntomas menos comunes del neuroblastoma son los siguientes:

      • Fiebre.
      • Falta de aliento.
      • Sensación de cansancio.
      • Sangrado o moretones que aparecen con facilidad.
      • Petequias (puntitos planos debajo de la piel por sangrado).
      • Presión arterial alta.
      • Diarrea acuosa grave.
      • Síndrome de Horner (párpado caído, pupila más pequeña y menos producción de sudor en un lado de la cara).
      • Movimientos musculares bruscos.
      • Movimientos incontrolados de los ojos.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/neuroblastoma/paciente/tratamiento-neuroblastoma-pdq

Osteosarcoma

El osteosarcoma por lo general comienza en los osteoblastos, que son un tipo de célula ósea que se convierte en tejido óseo nuevo.

El osteosarcoma es más frecuente en los adolescentes. Por lo general, se forma en los extremos de los huesos largos del cuerpo, como los huesos de los brazos y las piernas. En los niños y los adolescentes, a menudo se forma en los huesos largos, cercanos a la rodilla. Con poca frecuencia, es posible que se encuentre en el tejido blando o en los órganos del pecho o el abdomen.

Signos y síntomas

Inflamación por encima de un hueso o una parte ósea del cuerpo, y dolor en las articulaciones.
Es posible que estos y otros signos y síntomas sean causados por un osteosarcoma o un HFM, o por otras afecciones. Consulte con el médico si su niño tiene algo de lo siguiente:

  • Inflamación por encima de un hueso o una parte ósea del cuerpo.
  • Dolor en un hueso o una articulación.
  • Un hueso que se quiebra sin razón conocida.

 

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/hueso/paciente/tratamiento-osteosarcoma-pdq

Rabdomiosarcoma

El rabdomiosarcoma infantil es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el tejido muscular.

El rabdomiosarcoma es un tipo de sarcoma. El sarcoma es un cáncer de tejido blando (por ejemplo, un músculo), tejido conjuntivo (por ejemplo, tendones o cartílagos) o huesos. Por lo habitual, el rabdomiosarcoma comienza en los músculos que se insertan en los huesos y que ayudan a mover el cuerpo. El rabdomiosarcoma es el tipo más común de sarcoma de tejido blando que se presenta en los niños. Puede empezar en muchos lugares del cuerpo.

Hay tres tipos principales de rabdomiosarcoma:

  • Embrionario: este tipo se presenta con frecuencia en el área de la cabeza y el cuello, o en los órganos genitales o urinarios, pero se puede presentar en cualquier parte del cuerpo. Es el tipo más común de rabdomiosarcoma.
  • Alveolar: este tipo se presenta con más frecuencia en los brazos o piernas, el pecho, el abdomen, los órganos genitales o en el área del ano.
  • Anaplásico: este es el tipo menos común de rabdomiosarcoma en los niños.

Signos y síntomas

Un signo del rabdomiosarcoma infantil es una masa o inflamación que crece cada vez más. Es posible que el rabdomiosarcoma infantil, además de otras afecciones, cause signos y síntomas. Los signos y síntomas que se presentan dependen del lugar donde se forma el cáncer.

Consulte con el médico de su niño si este presenta algo de lo siguiente:

  • Un bulto o inflamación que crece cada vez más o no desaparece. Pueden ser dolorosos.
  • Ojos saltones.
  • Dolor de cabeza.
  • Problema para orinar o para tener una evacuación intestinal.
  • Sangre en la orina.
  • Sangrado de la nariz, la garganta, la vagina o el recto.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/sarcoma-de-tejido-blando/paciente/tratamiento-rabdomiosarcoma-pdq

Retinoblastoma

El retinoblastoma es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la retina.
La retina está formada por tejido nervioso que reviste el interior de la pared posterior del ojo. Esta recibe la luz y la convierte en señales que viajan por el nervio óptico hasta el encéfalo. El encéfalo interpreta la señal para que la persona pueda ver la imagen.

Es posible que el retinoblastoma se presente en un solo ojo (unilateral) o en ambos ojos (bilateral). El retinoblastoma cavitario es un tipo de retinoblastoma raro por el que se forman cavidades (espacios) dentro del tumor.

A pesar de que el retinoblastoma se puede presentar a cualquier edad, es más frecuente en niños menores de 2 años.

Signos y síntomas

Entre los signos y síntomas del retinoblastoma se incluyen la “pupila blanca” y los ojos que parecen mirar en direcciones distintas (ojo bizco).

La causa de estos signos y síntomas quizá sea el retinoblastoma u otras afecciones. Consulte con el médico si su niño tiene alguno de los siguientes signos o síntomas:

    • Pupila del ojo que se ve blanca en lugar de roja con el brillo de la luz. Esto a veces se observa en fotografías del niño tomadas con flash.
    • Ojos que parecen mirar en direcciones distintas (ojo bizco).
    • Dolor o enrojecimiento en el ojo.
    • Infección alrededor del ojo.
    • Globo ocular más grande que lo normal.
    • Parte coloreada del ojo y pupila de aspecto borroso.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/retinoblastoma/paciente/tratamiento-retinoblastoma-pdq

Tumor de Wilms

Los tumores renales infantiles son enfermedades en las que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de los riñones.

Cada persona tiene dos riñones, uno a cada lado de la columna vertebral, arriba de la cintura. En los riñones hay túbulos diminutos que filtran y limpian la sangre, eliminan los productos de deshecho y elaboran la orina. La orina pasa desde cada riñón a la vejiga a través de un tubo largo que se llama uréter. La vejiga almacena la orina hasta que pasa a través de la uretra y sale del cuerpo.

Signos y síntomas

Los signos de tumores de Wilms y otros tumores renales infantiles incluyen una masa en el abdomen y sangre en la orina.

A veces, los tumores renales infantiles no producen signos ni síntomas, y los padres encuentran por casualidad una masa en el abdomen o se encuentra la masa durante una consulta de control del niño sano. Estos y otros síntomas pueden obedecer a tumores renales u otras afecciones.

Consulte con el médico si su niño presenta alguno de los signos y síntomas siguientes:

    • Masa, hinchazón o dolor en el abdomen.
    • Sangre en la orina.
    • Presión arterial alta (dolor de cabeza, sensación de mucho cansancio, dolor en el pecho, o dificultad para ver o respirar).
    • Hipercalcemia (pérdida de apetito, náuseas y vómitos, debilidad o sensación de mucho cansancio).
    • Fiebre sin razón conocida.
    • Pérdida de apetito.
    • Pérdida de peso sin razón conocida.

Es posible que el tumor de Wilms que se diseminó a los pulmones o el hígado cause los siguientes signos y síntomas:

    • Tos.
    • Sangre en el esputo.
    • Dificultad para respirar.
    • Dolor en el abdomen.

Fuente: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/rinon/paciente/tratamiento-wilms-pdq

Leucemia

Leucemia es un término amplio que describe los cánceres de células sanguíneas. 

El tipo de leucemia depende del tipo de célula sanguínea que se convierte en cáncer y de su crecimiento rápido o lento. La leucemia es más frecuente en adultos mayores de 55 años, pero también es el cáncer más común en niños menores de 15 años. Para obtener información sobre los tipos de leucemia, tratamiento, estadísticas, investigación y ensayos clínicos relacionados con esta enfermedad, consulte los enlaces en esta página: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/leucemia

Panorama Internacional

Cada año se diagnostican aproximadamente

millones

de casos nuevos de cáncer a nivel mundial.

mil

se refieren a niños y adolescentes.

Esta es una de las causas de mortalidad que presenta un gran impacto físico, social, psicológico y económico, no solo para el paciente si no también para sus familiares.

En países con altos ingresos, la sobrevida es mayor al

%

en países medios o bajos, apenas se logra un

%

Las principales causas que repercuten en las bajas tasas de supervivencias de países con medianos o bajos ingresos son:

La incapacidad para tener un diagnóstico preciso y oportuno

Poco o nulo acceso a los tratamientos

Abandonos del tratamiento

Panorama nacional

En México de acuerdo con las proyecciones de la población de los municipios de México 2010-2030 del Consejo Nacional de la Población (CONAPO), hasta el 2018 la población de niños y adolescentes entre 0 y 19 años fue de 44,697,145, de los cuales un poco más del 50%, no cuentan con ningún tipo de seguridad social, lo cual resulta preocupante debido a que el cáncer es una enfermedad costosa, que genera un gasto considerable lo cual puede crear un grado de empobrecimiento en la familia del paciente.

Según registro de Cáncer en niños y adolescentes (RCNA), las incidencias por millón hasta el 2017 han sido

De 0-4 años

De 5-9 años

De 10-14 años

De 15-19 años

Estados de la república con mayor tasa de incidencia por cáncer

0-9 años

Durango

Colima

Aguascalientes

Tabasco

10-19 años

Campeche

Colima

Aguascalientes

Nuevo León

Las entidades federativas con mayor tasa de mortalidad en niños de 0-9 años son

Campeche

Chiapas

Aguascalientes

Colima y Tabasco

Por género

%

Niños

%

Niñas

La mayoría de los casos del RCNA fueron

%

Leucemias

%

Linfomas

%

Sistema Nervioso Central

Entre el primero y el cuarto año de vida predominan los tumores del Sistema Nervioso Simpático, Retinoblastoma, Tumores Renales y Tumores Hepáticos.

La sobrevida Nacional en niños y adolescentes registrados en el RCNA es de

%

México

La sobrevida en niños y adolescentes de países con altos ingresos es de

%

Países de altos ingresos